Gustavo Aguilar Velázquez


La Homeopatía es un programa de salud integral

que, por sus características, puede ocupar un lugar preponderante

no sólo como una medicina preventiva, sino correctiva.


Durante los últimos años hemos sido testigos de los espectaculares avances que ha tenido la medicina convencional, así como del desarrollo de técnicas cada vez más sofisticadas en materia de cirugía y trasplantes de órganos. Además, los métodos de diagnóstico son más tecnificados y precisos, a la vez que la farmacología produce medicamentos más importantes para las diferentes enfermedades. Finalmente, gracias a la bioquímica conocemos cada vez más respecto a nuestro organismo, al funcionamiento celular y al ácido desoxirribonucleico (ADN).


La pregunta es, ¿por qué mientras sucede esto en la ciencia, la población en general está cada vez más enferma? Descontando a algunas enfermedades infectocontagiosas, es evidente que todos los padecimientos crónico degenerativos, cardiovasculares y mentales tienden a ir en aumento. Ejemplo de ello son la diabetes, la hipertensión, los infartos, la depresión y muchas otras.


La respuesta podría estar en el tren de vida que llevamos: alejado de la naturaleza, sin ejercicio físico, con una alimentación inadecuada y en ciudades estresantes y con altos índices de contaminación ambiental. Sin embargo, a esto debemos añadir que la medicina convencional ha trabajado principalmente en el control de los síntomas, en vez de buscar una curación verdadera.


Es cierto que se emprenden campañas de fomento a la salud y programas preventivos en muchos niveles, y que se busca una detección temprana (antes de que una enfermedad se manifieste como tal, lo que en medicina convencional se conoce como enfermedad por debajo del horizonte clínico o en su periodo prepatogénico) mediante el descubrimiento de ciertas alteraciones físicas y bioquímicas que generan manifestaciones sintomáticas casi imperceptibles. Sin embargo, ni siquiera estas medidas han alcanzado el efecto terapéutico deseado.


Esto se debe a que no sólo hay que prevenir, sino que se necesita curar. No basta con retornar al individuo a una vida más sana en espera de que regrese a la salud; es cierto que en ocasiones se logra, pero en muchas otras no. La persona sigue generando síntomas aislados con los que la medicina clásica no puede integrar un diagnostico (la enfermedad no ha atravesado el horizonte clínico) y, por ende, no puede establecerse un tratamiento adecuado.


Justamente en ese momento es necesario actuar en al organismo para que regrese a su equilibrio, y en ese paso la Homeopatía es extraordinariamente útil, ya que puede modificar la fisiología del individuo e impedir que llegue al horizonte clínico. Al médico homeópata le basta con identificar cuál es el patrón que sigue el paciente para tratar de volver al equilibrio, reconocerlo en alguno de los múltiples medicamentos homeopáticos y administrarlo.


La Homeopatía es, en sí, un programa de salud integral. En primer lugar, porque su enfoque abarca la totalidad de la persona: no trata a la enfermedad, sino al enfermo, considerando su estructura mental, física y particular de cada órgano o sistema. El médico homeópata, por su manera de interrogar, puede detectar una enfermedad desde sus manifestaciones iniciales, antes de que se presente como tal. Decía el doctor Samuel Hahnemann que siempre hay algo digno de curar en cada persona, refiriéndose a que cada individuo, por muy sano que se considere, tiene pequeños desarreglos en su organismo que a lo largo de los años, si no se corrigen, pueden desembocar en una enfermedad.


¿Y esto como se logra? La Homeopatía activa los mecanismos de curación del organismo, a los sistemas endocrino, inmune o nervioso, mediante un estímulo (el medicamento homeopático) que desencadena la corrección de las pequeñas alteraciones. Y debido a que estos arreglos se logran con los propios recursos del organismo, es decir, “desde dentro”, se realizan de una manera muy precisa, paulatina, siguiendo un orden en la curación y sin efectos secundarios, tal como el cuerpo humano lo tenía planeado. Por eso decimos que cura de manera natural.


Correo: gav5799@gmail.com

¿Por qué la Homeopatía?

Similia

Copyright © 2011-2018 Grupo Similia. Todos los derechos reservados

Similia
Similia

Contacto

Farmacovigilancia

SimiliaFarmacovigilancia.html
SimiliaContacto_Similia_Ventas.html

“Al médico homeópata le basta con identificar cuál es el patrón que sigue el paciente para tratar de volver al equilibrio, reconocerlo en alguno de los múltiples medicamentos homeopáticos y administrarlo”.

Gustavo Aguilar Velázquez | Similia | Homeopatía

Homeopatía

• Historia y fundamentos

• Actualidad

• Lo que pasa en Similia

• Agenda

• FAQ

SimiliaHistoria_y_Fundamentos.html
SimiliaHomeopatia.html
SimiliaActualidad.html
SimiliaLo_que_Pasa_en_Similia.html
SimiliaAgenda.html

Salud

• Ellas y ellos

• Niños

• Adultos mayores

• Hábitos saludables

SimiliaEllas_y_ellos.html
SimiliaNinos.html
SimiliaEn_Plenitud.html
SimiliaHabitos_Saludables.html

• Opiniones

SimiliaOpiniones.html
SimiliaSalud.html
SimiliaFAQ_Homeopatia.html
Farmacia Homeopática Nacional | Similia
Por qué la Homeopatía | Similia